Compartir

El aguacate es un fruto muy delicioso con múltiples beneficios para la salud y la belleza, gracias a su alto contenido en antioxidantes y grasas naturales que nos ayudan a tener mejor salud. Lo que la mayoría de personas ignoran es que la semilla de aguacate también tiene un alto valor nutricional y múltiples propiedades que pueden contribuir a una mejor calidad de vida y a prevenir diferentes problemas de salud.

Por tradición y gusto, casi siempre utilizamos la pulpa de aguacate como alimento para aprovechar todos los beneficios de este fruto. A su vez, extraemos la semilla de aguacate y la desechamos sin tener conocimiento del gran alimento que estamos tirando a la basura. Lo que muy pocos saben, es que la semilla de aguacate tiene una buena cantidad de fibra y aminoácidos, que son esenciales para la prevención y tratamiento de diferentes enfermedades. ¿Quieres saber más sobre la semilla de aguacate? Sigue leyendo.

Controla el colesterol

El aguacate es un alimento que nos puede ayudar a regular los niveles de colesterol malo en la sangre, al tiempo que aumenta los niveles de colesterol bueno. Lo que muchos no tienen en cuenta es que un 70% de los aminoácidos del aguacate están en su semilla, por lo que casi siempre desechan la parte que más aporta a este beneficio. El consumo de semilla de aguacate puede controlar los niveles de colesterol malo en la sangre y a su vez reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Combate problemas estomacales

La semilla de aguacate ha dado resultados muy eficaces en el tratamiento de la inflamación del tracto gastrointestinal así como la diarrea. Para aprovechar este beneficio, se pica media semilla de un aguacate mediano, se agrega en una taza de agua hirviendo, se deja reposar por 15 minutos y se consume bien caliente. Adicional a esto, la semilla de aguacate también puede ayudar a combatir infecciones y diferentes problemas estomacales.

Es antitumoral

Estudios realizados con ratas han podido determinar que la semilla de aguacate puede evitar el crecimiento de los tumores gracias a sus contenidos de flavonoles.

Ayuda bajar de peso

La semilla de aguacate tiene un efecto termogénico que puede contribuir a quemar grasas con más facilidad, siempre y cuando se complemente con una dieta saludable y ejercicio. Para aprovechar este beneficio, se debe preparar un té utilizando una semilla triturada con medio litro de agua hirviendo. Se consume tres veces al día.

Fortalece el sistema inmunológico

Gracias a sus grandes propiedades antiinflamatorias, la semilla de aguacate también es aliada del sistema inmunológico, pues ayuda a mantenerlo fuerte para darle la batalla a las infecciones y problemas respiratorios. Además, esta propiedad también sirve como remedio para las personas que sufren de artritis y otras enfermedades de las articulaciones.

Previene el envejecimiento prematuro

Las semillas de aguacate tienen un alto contenido en antioxidantes que nos ayudan a prevenir el envejecimiento prematuro. Adicional a esto, también contribuye a la producción de colágeno en la piel, evitando la aparición temprana de arrugas y haciendo que luzca suave.

Combate las cataratas

La semilla de aguacate también puede ayudar a disminuir las cataratas. Para esto basta con aplicar sobre los ojos dos o tres gotas de la pulpa del fruto tierno, por las mañanas y por las noches. El zumo debe estar bien fresco y libre de gérmenes.

Cabello brillante

De la semilla de aguacate se extrae un aceite natural que tiene una similitud con el aceite de oliva. Este aceite es utilizado con fines cosméticos y uno de sus mayores beneficios es aportar un increíble brillo al cabello, además de prevenirlo de la caspa.

Tratar la tiroides

De acuerdo con las investigaciones de médicos europeos, la semilla de aguacate tiene nutrientes y propiedades esenciales que ayudan a controlar problemas de la tiroides, beneficiando especialmente a las personas con obesidad.

¿Cómo se pueden aprovechar las semillas de aguacate?

Teniendo en cuenta todos los beneficios de las semillas de aguacate, esperamos que la próxima vez que consumas este fruto no las deseches. Para aprovechar sus beneficios puedes prepararlas en té, incluirse en ensaladas, agregar a los batidos, consumir sola, entre otros. Para esto, se recomienda lavar bien, secar, rallar, tostar, rostizar y comer.

 

Compartir